Recomendación de la OMS sobre el uso del ácido tranexámico para el tratamiento de la hemorragia puerperal

Recomendación de la OMS sobre el uso del ácido tranexámico para el tratamiento de la hemorragia puerperal

Recomendación

Se recomienda el uso temprano del ácido tranexámico por vía intravenosa (en un plazo de 3 horas después del parto) junto con la atención habitual para mujeres con diagnóstico clínico de hemorragia puerperal después de un parto vaginal o por cesárea.

(Recomendación fuerte, evidencia de calidad moderada)

 

Historial de publicación

Fecha de la primera publicación: septiembre de 2012

Actualización: octubre de 2017

Evaluación de actualización: octubre de 2017

 

Comentarios

  • Teniendo en cuenta el esquema posológico empleado en el ensayo WOMAN, el Grupo de Elaboración de Guías (GEG) respalda la administración de ácido tranexámico (ATX) con una dosis fija de 1 g (100 mg/ml) por vía intravenosa (IV) a razón de 1 ml por minuto (es decir, administrado durante 10 minutos), con una segunda dosis de 1 g por vía IV si la hemorragia continúa después de 30 minutos o si se vuelve a presentar en un plazo de 24 horas después de completar la primera dosis.
  • En el ensayo WOMAN, se definió el “diagnóstico clínico de hemorragia puerperal” como la pérdida de sangre determinada clínicamente superior a 500 ml tras un parto vaginal o a 1000 ml tras una cesárea, o como cualquier pérdida de sangre suficiente para poner en peligro la estabilidad hemodinámica.
  • A partir de la evidencia del ensayo WOMAN, el punto de referencia para el inicio del plazo de 3 horas a fin de comenzar la administración de ATX es el momento del parto. Si se desconoce a qué hora fue el parto, debe utilizarse la mejor estimación de dicho momento como punto de referencia. Debido a que la mayoría de las muertes causadas por hemorragia puerperal se producen durante las primeras 2 a 3 horas después del parto, es fundamental que el ATX se administre lo antes posible para lograr los beneficios clínicos.
  • El análisis de los efectos del momento de la administración en el ensayo WOMAN, así como un metanálisis de los datos de cada participante (DCP) de 40 138 pacientes que presentaron hemorragia (incluidas participantes del ensayo WOMAN), indica que la administración de ATX posterior a las 3 horas no proporciona ningún beneficio clínico. Además, las estimaciones puntuales del efecto del uso de ATX después de 3 horas en casos de muerte por traumatismo o tras la hemorragia puerperal (HP) fueron ambas en dirección al daño, aunque no fueron estadísticamente significativas en el caso de mujeres con HP. Teniendo en cuenta esta evidencia, el GEG no respalda el uso del ATX más de 3 horas después del parto.
  • La administración de ATX debe considerarse parte del tratamiento habitual de la hemorragia puerperal. La atención habitual en el contexto de esta recomendación incluye los cuidados típicos para el tratamiento de la HP, como rehidratación, medicamentos (uterotónicos), control de las constantes vitales, intervenciones no quirúrgicas (p. ej., compresión bimanual, taponamiento con balón intrauterino, prenda no neumática antishock, compresión aórtica) y quirúrgicas (p. ej., sutura de compresión, ligadura arterial o histerectomía), de acuerdo con las guías de la OMS o con los protocolos locales adaptados para el tratamiento de la HP.
  • El ATX debe utilizarse en todos los casos de HP, independientemente de si la hemorragia se debe a un traumatismo del aparato genital o a otras causas.
  • El uso del ATX debe evitarse en mujeres con una contraindicación clara del tratamiento con antifibrinolíticos (incluido el ATX); por ejemplo, un episodio conocido de tromboembolia durante el embarazo.
  • Esta recomendación se aplica solamente al uso intravenoso. La evaluación de las ventajas y posibles desventajas de otras vías de administración del ATX es una prioridad para los investigadores.
  • Independientemente del nivel de los recursos con que se cuenta en los sistemas de salud, el uso de ATX debe reconocerse como una intervención capaz de evitar la muerte y ponerse a disposición para el tratamiento de la hemorragia puerperal en ámbitos donde se proporciona atención obstétrica de urgencia.
  • Esta recomendación actualizada reemplaza la recomendación anterior sobre el ácido tranexámico para el tratamiento de la HP, emitida por la OMS en 2012 para la prevención y el tratamiento de la HP.

 

Antecedentes

La hemorragia puerperal (HP) se define como la pérdida de sangre de 500 ml o más en un plazo de 24 horas después del parto. La HP es la causa principal de casi una quinta parte de todas las muertes maternas en el mundo. Casi todas estas muertes ocurren durante las primeras 24 horas después del parto. La mayoría de las muertes podría evitarse mediante el uso profiláctico de agentes uterotónicos durante el alumbramiento y mediante el tratamiento oportuno y adecuado.

El ácido tranexámico es un inhibidor competitivo de la activación del plasminógeno y es capaz de reducir la pérdida de sangre al inhibir la degradación enzimática de los coágulos de fibrina y del fibrinógeno.(1)  Se usa habitualmente como parte de la práctica clínica para reducir las hemorragias en cirugías y traumatismos, y figura en la Lista de medicamentos esenciales de la OMS para el manejo de la anticoagulación.(2) 

En 2017, el Grupo Directivo de Guías Ejecutivas a cargo de las recomendaciones de salud materna y perinatal de la OMS dio prioridad a la actualización de la recomendación existente de la OMS sobre el uso del ácido tranexámico para tratar la HP en respuesta a la recopilación de importante evidencia nueva con respecto a esta intervención.

 

Métodos

La recomendación se elaboró empleando procedimientos operativos estandarizados de acuerdo con el proceso descrito en el “Manual de la OMS para la elaboración de guías”, según el enfoque del sistema GRADE.  (3, 4)

Los criterios de valoración utilizados para esta recomendación se alinearon con los criterios de valoración priorizados de las recomendaciones de la OMS sobre la prevención y el tratamiento de la hemorragia puerperal (2012).(5) El Grupo Directivo de la OMS y el GEG identificaron dos criterios de valoración adicionales como fundamentales para esta cuestión: muerte materna (todas las causas) y muerte materna provocada por hemorragia.

Se realizó una revisión sistemática de la base de datos Cochrane sobre la eficacia de los antifibrinolíticos para tratar la hemorragia puerperal.(6) Los autores de la revisión examinaron ensayos aleatorizados relacionados con la pregunta fundamental, y se extrajeron datos sobre los criterios de valoración y las comparaciones pertinentes. Se prepararon perfiles de evidencia (en forma de tablas según el sistema GRADE) para realizar comparaciones de interés, incluida la evaluación y las opiniones con respecto a cada criterio de valoración, y calcular los riesgos. 

La OMS convocó una reunión del Grupo de Elaboración de Guías (GEG) en agosto de 2017. Este grupo de expertos/as independientes utilizó los perfiles de evidencia para evaluar la evidencia de los efectos sobre los criterios de valoración previamente especificados. Los miembros del GEG analizaron el equilibrio entre los efectos deseables e indeseables, la calidad general de la evidencia de respaldo, los valores y las preferencias de las partes interesadas, los requisitos en cuanto a recursos, la rentabilidad, la aceptabilidad, la viabilidad y la equidad, con el objetivo de ultimar la recomendación. Se agregaron comentarios para aclarar la recomendación y ayudar a la implementación.

Puede encontrar más información sobre los procedimientos llevados a cabo para actualizar esta recomendación aquí.

 

Preguntas relacionadas con la recomendación

Para esta recomendación, nos propusimos responder las siguientes preguntas:

  • En el caso de las mujeres con hemorragia puerperal, ¿la administración de ácido tranexámico junto con la atención habitual, en comparación con la atención habitual sola, mejora el desenlace?
  • De ser así, ¿cuál es el período más adecuado para administrar ácido tranexámico a fin de mejorar el desenlace?

 

Resumen de la evidencia

La evidencia del uso de ATX para el tratamiento de la HP se extrajo de una revisión sistemática de la base de datos Cochrane en preparación a partir de dos ensayos (20 212 mujeres).(6) Esta revisión incluyó ensayos en los que se comparó el uso de cualquier fármaco fibrinolítico con la ausencia de tratamiento en mujeres con HP. Sin embargo, no se identificó ninguna evidencia de las intervenciones, con excepción del ATX.

Se realizó un ensayo multicéntrico en 8 unidades de obstetricia en Francia. La selección de participantes tuvo lugar entre 2005 y 2008.(7) En este ensayo, se aleatorizaron 152 mujeres con HP>800 ml después de un parto vaginal. El grupo de la intervención recibió una dosis de impregnación de 4 g de ATX mezclado con 50 ml de solución salina, administrado por vía IV durante 1 hora, seguida de una dosis de mantenimiento de 1 g/hora durante 6 horas. Las mujeres del grupo de referencia recibieron solo atención habitual, según la práctica típica de los centros participantes. El criterio principal de valoración fue la pérdida de sangre entre la aleatorización y 6 horas.

El segundo (WOMAN) fue un ensayo aleatorizado con placebo, multicéntrico y multipaís, en el que participaron 20 060 mujeres en 193 hospitales de 21 países de ingresos altos, medios y bajos, que se realizó durante el período comprendido entre marzo de 2010 y abril de 2016.(8) En este ensayo, se aleatorizó a mujeres con diagnóstico clínico de HP, definida como la pérdida de sangre determinada clínicamente de >500 ml tras un parto vaginal o de >1000 ml después de una cesárea, o cualquier pérdida de sangre suficiente para poner en peligro la estabilidad hemodinámica y en cuyo caso el/la médico/a a cargo de la atención no estaba seguro/a de utilizar ATX. Además de la atención habitual, las mujeres del grupo experimental recibieron inicialmente 1 g de ATX por vía IV en una solución de 10 ml, a una velocidad aproximada de 1 ml/minuto, lo antes posible después de la aleatorización. Se utilizó una segunda dosis en caso de que el sangrado continuara después de 30 minutos, o si se detenía y volvía a presentarse en un plazo de 24 horas después de la primera dosis. El grupo de referencia recibió el placebo (solución salina normal) siguiendo el mismo esquema posológico. Cuando se registró el protocolo del ensayo, el criterio principal de valoración consistió en una combinación de muerte debido a todas las causas o histerectomía en un plazo de 42 días. Durante el estudio (pero antes de que los resultados estuvieran disponibles o antes del desenmascaramiento), el criterio principal de valoración se modificó y pasó a ser muerte materna provocada por hemorragia, y aumentó el tamaño de la muestra.

La evidencia con respecto a esta intervención proviene casi totalmente del ensayo WOMAN.
 

Comparación: ATX (junto con la atención habitual) frente a la atención habitual sola

A continuación, se describen los efectos del ATX en los criterios de valoración críticos para todas las mujeres con HP, independientemente de cómo se definió la HP, de la modalidad de parto o del momento de la administración de ATX.

  • Mortalidad materna (todas las causas): la evidencia con un grado moderado de certeza sugiere una cantidad ligeramente menor de muertes en el grupo que recibió ATX, aunque esta diferencia no fue estadísticamente significativa (2 estudios, 20 172 mujeres; 227/10 113 [2,2 %] frente a 256/10 059 [2,5 %]; RR 0,88; IC 95 % 0,74 a 1,05).
  • Mortalidad materna provocada por la HP: en ambos ensayos, se solicitó a los/las médicos/as que registraran la causa principal de muerte. La evidencia con un grado moderado de certeza sugiere que las muertes que se consideraron producto de la hemorragia, probablemente, se redujeron en el grupo que recibió ATX (2 estudios, 20 172 mujeres, 155/10 113 [1,5 %] frente a 191/10 059 [1,9 %]; RR 0,81; IC 95 % 0,65 a 1,00). El número que es necesario tratar (NNT) para evitar una muerte materna provocada por hemorragia es 258 (IC 95 % 133,2 a 4051,8).
  • Morbilidad materna grave: en el ensayo francés, se notificaron casos de insuficiencia multiorgánica; no hubo episodios en ninguno de los grupos y se observaron muy pocos ingresos a la unidad de cuidados intensivos (1 estudio, 152 mujeres, 3/77 [3,9 %] frente a 5/74 [6,8 %]; RR 0,58 [IC 95 % 0,14 a 2,33]). El número de mujeres que sufrieron cualquier caso de morbilidad grave no se notificó en el informe de ensayo WOMAN, pero sí se notificaron casos específicos de morbilidad. La evidencia con un grado moderado de certeza sugirió que la diferencia entre los grupos fue poca o nula con respecto a cualquiera de los criterios de valoración de morbilidad notificados (insuficiencia respiratoria: RR 0,87; IC 95 % 0,67 a 1,12; convulsiones: 2 estudios; RR 0,76; IC 95 % 0,49 a 1,20; insuficiencia hepática: RR 0,96; IC 95 % 0,58 a 1,60; insuficiencia cardíaca: RR 0,95; IC 95 % 0,73 a 1,23; insuficiencia renal: 2 estudios; RR 1,09; IC 95 % 0,85 a 1,39).
  • Transfusión de hemoderivados (todos): la evidencia con un grado moderado de certeza sugiere que la diferencia entre los grupos fue poca o nula con respecto a la transfusión de hemoderivados, y más de la mitad de las mujeres en ambos grupos del ensayo WOMAN recibieron una transfusión (2 estudios; RR 1,00; IC 95 % 0,97 a 1,03).
  • Pérdida adicional de sangre: en el ensayo francés, se notificaron casos de pérdida adicional de sangre >500 ml o >1000 ml. La evidencia de calidad baja sugiere que el ATX, probablemente, reduzca la pérdida de sangre >500 ml (RR 0,50; IC 95 % 0,27 a 0,93; 151 mujeres). Aunque la dirección del efecto fue la misma que para la pérdida >1000 ml, el estudio no tuvo la potencia estadística suficiente para demostrar una diferencia entre los grupos (4/77 mujeres frente a 8/74).
  • Agentes uterotónicos adicionales: la gran mayoría de las mujeres que participaron en el ensayo WOMAN recibieron uterotónicos (99,3 % frente a 99,1 %, 2 estudios; RR 1,00; IC 95 % 1,0 a 1,0).
  • Intervenciones quirúrgicas: la evidencia con un grado moderado o alto de certeza sugiere que, probablemente, haya poca diferencia entre los grupos con respecto a la mayoría de las intervenciones quirúrgicas para controlar la hemorragia (histerectomía [todos los casos]: 2 estudios; RR 1,01; IC 95 % 0,88 a 1,17; ligadura: RR 0,88; IC 95 % 0,74 a 1,05; embolización: RR 0,82; IC 95 % 0,42 a 1,62). La evidencia con un grado alto de certeza sugiere que los casos de laparotomía para controlar la hemorragia se redujeron en las mujeres del grupo que recibieron ATX (0,8 % frente a 1,3 %) (RR 0,64; IC 95 % 0,49 a 0,85), mientras que aumentaron los casos de sutura de compresión (RR 1,19; IC 95 % 1,01 a 1,41).
  • Intervenciones invasivas no quirúrgicas: la evidencia con un grado alto de certeza sugiere que la diferencia, probablemente, sea poca o nula con respecto al taponamiento intrauterino (1 estudio; RR 0,96; IC 95 % 0,87 a 1,06) o a la extracción manual de la placenta: (1 estudio; RR 0,95; IC 95 % 0,87 a 1,04).
  • Complicaciones relacionadas con los procedimientos: la evidencia con un grado moderado de certeza sugiere que la diferencia entre los grupos, probablemente, sea poca o nula con respecto a los episodios de tromboembolia (cualquier episodio de tromboembolia maternal: RR 0,88; IC 95 % 0,54 a 1,43; trombosis venosa profunda: 2 estudios; RR 0,62; IC 95 % 0,20 a 1,88; embolia pulmonar RR 0,85; IC 95 % 0,44 a 1,61; infarto de miocardio: RR 0,66; IC 95 % 0,11 a 3,97; accidente cerebrovascular: RR 1,33; IC 95 % 0,46 a 3,82).
  • Efectos adversos neonatales: la información disponible sobre los criterios de valoración neonatales fue limitada (datos del ensayo WOMAN solamente). No hubo episodios neonatales de tromboembolia ni se observaron diferencias claras en las muertes de neonatos amamantados (8 muertes con ATX frente a 7 muertes con el placebo) en el ensayo WOMAN.
  • Criterios de valoración a largo plazo: la información disponible sobre los criterios de valoración a largo plazo fue limitada (datos del ensayo WOMAN solamente). Los criterios de valoración en el ensayo WOMAN se midieron hasta el alta hospitalaria o 42 días si la paciente aún estaba en el hospital. No se obtuvo información sobre los criterios de valoración a largo plazo de las mujeres o de los bebés.
  • El análisis de los subgrupos mediante el cual se examinó el efecto del tratamiento según la modalidad de parto (vaginal o por cesárea) no sugiere ninguna diferencia clara en cuanto al efecto sobre la muerte materna (todas las causas) y la muerte materna provocada por la HP con respecto al tipo de parto (evidencia con un grado moderado de certeza).

 

Comparación: ATX (junto con la atención habitual) frente a la atención habitual sola, según el momento de la administración del ATX

La evidencia de esta comparación entre subgrupos se obtuvo de un análisis planificado con anticipación de los subgrupos del ensayo WOMAN.

  • Mortalidad materna provocada por la HP: se observaron diferencias entre los subgrupos con respecto al momento de la administración del fármaco. Las mujeres que recibieron ATX menos de 1 hora después del parto presentaron un riesgo menor de muerte por hemorragia, pero el intervalo de confianza cruzó la línea que indica ausencia de efecto (menos de 1 hora: RR 0,80; IC 95 % 0,55 a 1,16). Las mujeres que recibieron ATX entre 1 y 3 horas después del parto presentaron un riesgo menor de muerte por hemorragia (1 a 3 horas: RR 0,60; IC 95 % 0,41 a 0,88) en comparación con las mujeres a quienes se les administró ATX más de 3 horas después del parto (más de 3 horas: RR 1,07; IC 95 % 0,76 a 1,51).
  • Mortalidad materna (todas las causas): en comparación con el grupo testigo, las mujeres que recibieron ATX menos de 1 hora después del parto presentaron riesgos similares de muerte (por cualquier causa) (menos de 1 hora: RR 0,98; IC 95 % 0,72 a 1,33) que las mujeres que recibieron ATX más de 3 horas después del parto (más de 3 horas: RR 1,00; IC 95 % 0,75 a 1,33). No obstante, las mujeres que recibieron ATX entre 1 y 3 horas después del parto presentaron un riesgo menor de muerte debido a todas las causas (1 a 3 horas: RR 0,69; IC 95 % 0,49 a 0,96).
  • Muerte o histerectomía: en comparación con el grupo testigo, las mujeres que recibieron ATX menos de 1 hora después del parto presentaron riesgos similares de muerte o histerectomía (menos de 1 hora: RR 1,08; IC 95 % 0,91 a 1,28) que las mujeres que recibieron ATX más de 3 horas después del parto (más de 3 horas: RR 1,01; IC 95 % 0,82 a 1,25). Sin embargo, las mujeres que recibieron ATX entre 1 y 3 horas después del parto presentaron un riesgo menor de muerte o histerectomía (1 a 3 horas: RR 0,80; IC 95 % 0,63 a 1,00).
  • Laparotomía para tratar la hemorragia: en comparación con el grupo testigo, las mujeres que recibieron ATX menos de 1 hora después del parto presentaron un riesgo menor de laparotomía para tratar la hemorragia (menos de 1 hora: RR 0,48; IC 95 % 0,29 a 0,79) que las mujeres que recibieron ATX de 1 a 3 horas después del parto (1 a 3 horas: RR 0,54; IC 95 % 0,31 a 0,95). Las mujeres que recibieron ATX más de 3 horas después del parto no presentaron un riesgo menor de laparotomía para tratar la hemorragia (más de 3 horas: RR 0,89; IC 95 % 0,59 a 1,35).

Puede encontrar más información sobre la evidencia que respalda esta recomendación aquí.

 

Aspectos a tener en cuenta para la implementación

  • El ATX debe incluirse como parte del tratamiento habitual para la HP. Por lo tanto, debe estar a disposición en las salas de parto de los centros que proporcionan atención obstétrica de urgencia, en todo momento.
  • Se deben tener en cuenta todas las instrucciones específicas del fabricante en relación con las precauciones de uso y las contraindicaciones. El ATX inyectable puede mezclarse con la mayoría de las soluciones para infusión, como soluciones con electrólitos, hidratos de carbono, aminoácidos y dextrano. El ATX no debe mezclarse con sangre para transfusión ni soluciones que contengan penicilina o manitol. 
  • El ATX debe administrarse en forma de inyección IV rápida (embolada) durante 10 minutos, debido al riesgo de una disminución transitoria de la presión arterial. Puede administrarse a través de la misma vía o catéter IV que se utiliza para la hidratación IV, o administración de uterotónicos.
  • Se debe generar un ambiente favorable para el uso del ATX (por ejemplo, ampliando su disponibilidad) a fin de promover cambios en la conducta de los/las profesionales de la salud para permitir el uso de prácticas basadas en la evidencia. Esto incluye el soporte técnico para las personas a cargo de poner en práctica las guías a nivel local, lo que incluye la elaboración de manuales de capacitación, diagramas de flujo e indicadores de calidad, así como la participación en reuniones de partes interesadas. En este sentido, las asociaciones de profesionales locales cumplen funciones importantes, y debe alentarse un proceso inclusivo y participativo.
  • Los centros de salud donde se proporciona atención obstétrica de urgencia deben contar con los insumos y equipos necesarios, así como con la capacitación requerida para el personal que asiste en los partos, de modo que el ácido tranexámico pueda administrarse con seguridad mediante infusión intravenosa. El período de validez del ATX, generalmente, es de 3 años, y puede conservarse a temperatura ambiente (15-30 °C). Sin embargo, una vez abierto, el producto debe usarse de inmediato. No obstante, siempre se debe dar prioridad a las instrucciones del fabricante con respecto a la conservación y al uso.
  • La recomendación debe adaptarse para producir guías y protocolos adecuados a nivel local que sean capaces de satisfacer las necesidades específicas de cada país y servicio de salud. Las modificaciones realizadas a la recomendación deben justificarse de manera explícita y transparente.

 

Consecuencias de la investigación

El GEG determinó que es prioritario continuar las investigaciones sobre el uso del ácido tranexámico para el tratamiento de la hemorragia puerperal::

  • ¿Cuáles son los efectos del ácido tranexámico administrado por otras vías (p. ej., oral, intramuscular, tópica, yugal) cuando se utiliza para el tratamiento de la hemorragia puerperal?
  • ¿Cuál es la rentabilidad del ácido tranexámico cuando se utiliza para el tratamiento de la hemorragia puerperal?
  • ¿Cuál es el esquema posológico óptimo del ácido tranexámico para el tratamiento de la hemorragia puerperal?
  • ¿Cuáles son los efectos a largo plazo (en mujeres y recién nacidos amamantados) del ácido tranexámico cuando se utiliza para el tratamiento de la hemorragia puerperal?
  • ¿Cuáles son los efectos del ácido tranexámico administrado por vía oral o intravenosa cuando se utiliza para la prevención de la hemorragia puerperal?

 

Enlaces relacionados

Recomendación de la OMS sobre el uso del ácido tranexámico para el tratamiento de la hemorragia puerperal (2017): documento completo y tablas de evidencia

Highlights and key messages from World Health Organization’s 2017 global recommendations (Aspectos destacados y mensajes fundamentales de las recomendaciones mundiales de la Organización Mundial de la Salud de 2017)

WHO recommendations on prevention and treatment of postpartum haemorrhage (Recomendaciones de la OMS para la prevención y el tratamiento de la hemorragia posparto) (2012).

Pregnancy, Childbirth, Postpartum and Newborn Care: A guide for essential practice (Atención durante el embarazo, el parto y el puerperio para mujeres y recién nacidos: guía de prácticas esenciales)

Managing Complications in Pregnancy and Childbirth: A guide for midwives and doctors (Manejo de las complicaciones del embarazo y el parto: Guía para obstetrices y médicos)

 

 

References

  1. National Center for Biotechnology Information PCD, CID=5526. Tranexamic acid - compound summary for CID 5526 2017 [cited 2017 31 August]. Available from: https://pubchem.ncbi.nlm.nih.gov/compound/5526.
  2. Report of the WHO Expert Committee on Selection and Use  of Essential Medicines, 2017 (including the 20th WHO Model   List of Essential Medicines and the 6th WHO Model List of   Essential Medicines for Children). Geneva: World Health Organization, 2017.
  3. WHO Handbook for Guideline Development (second edition). Geneva: World Health Organization; 2014.
  4.  Balshem H, Helfand M, Schünemann HJ, Oxman AD, Kunz R, Brozek J, et al. GRADE guidelines: 3. Rating the quality of evidence. J Clin Epidemiol. 2011;64(4):401-6. Epub 2011/01/05. doi: 10.1016/j.jclinepi.2010.07.015. PubMed PMID: 21208779.
  5. WHO recommendations for the prevention and treatment of postpartum haemorrhage. Geneva: World Health Organization, 2012.
  6. Shakur H, Beaumont D, Pavord S, Gayet-Ageron A, Ker K, Mousa H. Antifibrinolytic drugs for treating primary postpartum haemorrhage. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2017.
  7. Ducloy-Bouthors AS, Jude B, Duhamel A, Broisin F, Huissoud C, Keita-Meyer H, et al. High-dose tranexamic acid reduces blood loss in postpartum haemorrhage. Crit Care. 2011;15(2):R117. Epub 2011/04/15. doi: 10.1186/cc10143. PubMed PMID: 21496253; PubMed Central PMCID: PMCPMC3219400.
  8. WOMAN Trial Collaborators. Effect of early tranexamic acid administration on mortality, hysterectomy, and other morbidities in women with post-partum haemorrhage (WOMAN): an international, randomised, double-blind, placebo-controlled trial. Lancet. 2017;389(10084):2105-16. Epub 2017/04/26. doi: 10.1016/S0140-6736(17)30638-4. PubMed PMID: 28456509; PubMed Central PMCID: PMCPMC5446563.

 

Cita

Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS. Recomendación de la OMS sobre el uso del ácido tranexámico para el tratamiento de la hemorragia puerperal (octubre de 2017). Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.