Intervenciones para la prevención o la reducción de la violencia doméstica contra la mujer embarazada

UNICEF/Nesbitt

Intervenciones para la prevención o la reducción de la violencia doméstica contra la mujer embarazada

Resumen de la BSR

Hallazgos clave

  • Las intervenciones incluidas fueron las siguientes: consulta individual breve y única, manejo de casos y derivación a un trabajador social, y sesiones múltiples de terapia durante el embarazo y después del nacimiento.
  • Hubo evidencia limitada que indique una reducción de los episodios de violencia (física, sexual o psicológica) y prevención de la violencia durante y hasta un año después del embarazo.
  • Solo en un estudio (N = 306 mujeres), las mujeres que recibieron la intervención tuvieron menos episodios de violencia por parte de la pareja durante el embarazo y en el periodo posparto.
  • No se observó una diferencia significativa en el bajo peso al nacer con las intervenciones para la reducción de la violencia.

Evidencia incluida en esta revisión

Se incluyeron diez estudios clínicos con 3417 mujeres, aunque solo siete estudios con 2629 mujeres aportaron datos para la revisión.

Evaluación de la calidad

La calidad de la evidencia según la clasificación de la evaluación, desarrollo y valoración de las recomendaciones (GRADE) varió de muy baja (puntuación de tácticas para resolver conflictos, puntuación de abuso actual para el abuso por parte de la pareja) a baja (bajo peso al nacer) y a moderada (episodio de violencia por parte de la pareja).

Repercusiones clínicas

Actualmente, no se dispone de evidencia suficiente para evaluar intervenciones para la prevención o la reducción de la violencia doméstica contra la mujer embarazada.

Investigaciones futuras

Se requieren más estudios clínicos controlados aleatorizados que evalúen la eficacia y la seguridad de las intervenciones para la prevención y la reducción de la violencia contra la mujer embarazada. También se carece de estudios que informen resultados como muerte fetal, muerte neonatal, aborto espontáneo, muerte materna, hemorragia antes del parto y desprendimiento placentario, y deberían llevarse a cabo.


Revisión Cochrane

Cita: Jahanfar S, Howard LM, Medley N. Intervenciones para la prevención o la reducción de la violencia doméstica contra la mujer embarazada. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas 2014, Número 11. Art. n.º: CD009414. DOI: 10.1002/14651858.CD009414.pub3.

Resumen

Introducción

La violencia en el hogar durante el embarazo es un problema de salud pública importante. Este factor de riesgo evitable representa una amenaza tanto para la madre como para el feto. Las visitas de rutina para la atención perinatal ofrecen oportunidades a los profesionales sanitarios para detectar mujeres maltratadas y derivarlas a fin de que reciban intervenciones eficaces. Sin embargo, no está claro qué intervenciones son más útiles para garantizar la seguridad de las mujeres durante el embarazo y el posparto.

Objetivos

Examinar la eficacia y la seguridad de las intervenciones para la prevención o la reducción de la violencia doméstica contra la mujer embarazada.

Métodos de búsqueda

Se realizaron búsquedas en el Registro de Estudios Clínicos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 de julio de 2014), se exploraron las bibliografías de los estudios publicados y se mantuvo correspondencia con los investigadores.

Criterios de selección

Se incluyeron estudios clínicos controlados aleatorizados (ECA), entre ellos, estudios clínicos aleatorizados por grupos, y estudios clínicos controlados cuasialeatorizados (por ejemplo, en los que hubo una asignación alternada) que investigaran el efecto de las intervenciones para la prevención o la reducción de la violencia doméstica durante el embarazo.

Recolección y análisis de datos

Dos autores de la revisión evaluaron, en forma independiente, los estudios clínicos para su inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud.

Resultados principales

Se incluyeron 10 estudios clínicos con un total de 3417 mujeres aleatorizadas. Siete de estos estudios clínicos, que incluyeron a 2629 mujeres, aportaron datos para la revisión. Sin embargo, todos los resultados se basaron en los estudios individuales. Hubo evidencia limitada sobre los resultados primarios de la reducción de episodios de violencia (física, sexual o psicológica) y la prevención de la violencia durante y hasta un año después del embarazo (según lo definido por los autores de los estudios clínicos). En un estudio, las mujeres que recibieron la intervención informaron menos episodios de violencia por parte de la pareja durante el embarazo y en el periodo posparto (razón de riesgo [RR]: 0,62; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 0,43 a 0,88; 306 mujeres; calidad moderada). No hubo diferencias entre los grupos en la puntuación de tácticas para resolver conflictos y en las puntuaciones medias de abuso por parte de la pareja en los primeros tres meses después del parto (diferencia de medias [DM]: 4,20 más alta; IC 95%: -10,74 a 19,14; un estudio; 46 mujeres; muy baja calidad). La puntuación de abuso actual para el abuso por parte de la pareja en los primeros tres meses también fue similar entre los grupos (DM: -0,12 más baja; IC 95%: -0,31 más baja a 0,07 más alta; un estudio; 191 mujeres; calidad muy baja). La evidencia de los resultados de los episodios de abuso por parte de la pareja durante el embarazo o durante los primeros tres meses después del parto no fue significativa (respectivamente, RR: 0,50; IC 95%: 0,25 a 1,02; un estudio con 220 mujeres; calidad muy baja; y RR: 0,60; IC 95%: 0,35 a 1,04; un estudio; 271 mujeres; calidad muy baja). Finalmente, no se observaron diferencias entre los grupos en cuanto al riesgo de bajo peso al nacer (<2500 g) (RR: 0,74; IC 95%: 0,41 a 1,32; 306 neonatos; calidad baja).

Hubo pocas diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de intervención y de control para la depresión durante el embarazo y el período posparto. Solo un estudio informó hallazgos para los resultados neonatales, como el parto prematuro y el peso al nacer, y no hubo diferencias clínicamente significativas entre los grupos. Ninguno de los estudios presentó hallazgos sobre otros resultados secundarios: puntaje de Apgar menor a siete al minuto y a los cinco minutos, muerte fetal, muerte neonatal, aborto espontáneo, mortalidad materna, hemorragia antes del parto y desprendimiento placentario.

Conclusiones de los autores

No hay evidencia suficiente para evaluar la eficacia de las intervenciones para la violencia doméstica en cuanto a los resultados del embarazo. Se necesitan estudios clínicos controlados aleatorizados de buena calidad, con la potencia estadística adecuada, para determinar si los programas de intervención previenen o reducen los episodios de violencia doméstica durante el embarazo, o tienen algún efecto sobre los resultados de la morbimortalidad materna y neonatal.