Estrategias para la comunicación de la eficacia anticonceptiva

Estrategias para la comunicación de la eficacia anticonceptiva

Resumen de la BSR

Resultados de la revisión: En esta revisión se comparó el valor de las estrategias para informar sobre la eficacia anticonceptiva a mujeres o a parejas. Se incluyeron siete estudios clínicos controlados aleatorizados (4526 mujeres): en dos estudios clínicos se habían ofrecido diversas sesiones educativas, y en cinco, se había ofrecido una sesión que se centraba principalmente en el uso de medios educativos. Las medidas de resultado incluyeron conocimiento, actitudes y elección o uso de métodos anticonceptivos. Se examinaron diversos enfoques, entre ellos, materiales educativos audiovisuales (por ejemplo, cuadros con descripciones de la eficacia o las tasas de embarazo, videos); tableros de hojas móviles; asesoramiento verbal estructurado, individual y en grupos; y charlas grupales. En un estudio clínico de diversas sesiones, las sesiones más frecuentes anticiparon una mejor respuesta en cuanto a la esterilización o al uso de un método anticonceptivo moderno. Uno de los estudios con una sola sesión mostró que las presentaciones audiovisuales lograron transmitir más conocimiento que el asesoramiento verbal de los médicos. En un estudio clínico se informó que los participantes comprendieron mejor la eficacia anticonceptiva con el uso de cuadros que describían categorías de eficacia en comparación con cifras de embarazo. Ninguna de las herramientas educativas tenía una base teórica explícita. Dada la variación en las intervenciones, las medidas de resultado, la composición y el seguimiento de los participantes, y los contextos de los estudios, los autores no pudieron establecer conclusiones significativas acerca de las estrategias más eficaces. En general, la calidad de la evidencia fue baja.

Implementación: Comunicar de forma correcta la eficacia anticonceptiva es fundamental para tomar decisiones informadas. En la actualidad, no hay evidencia que sugiera que una estrategia de asesoramiento es superior a las otras. Se necesitan más estudios bien diseñados y con descripciones explícitas para asesorar mejor a los médicos.


Revisión Cochrane

Cita: Lopez, L. M., Steiner, M., Grimes, D. A., Hilgenberg, D., Schulz, K. F. Strategies for communicating contraceptive effectiveness. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas 2013, Número 4. Art. n.º: CD006964. DOI: 10.1002/14651858.C D006964.pub3

Resumen

Para tomar decisiones informadas, es fundamental entender la eficacia anticonceptiva. El consumidor debe comprender los pros y los contras de los métodos anticonceptivos en consideración. El hecho de comprender las probabilidades de embarazo con cada método y los factores que intervienen en la eficacia puede influir en la opción elegida.

Revisar todos los estudios clínicos controlados aleatorizados que comparan estrategias para comunicar la eficacia de los métodos anticonceptivos en la prevención del embarazo.

Se realizaron búsquedas en las bases de datos electrónicas de MEDLINE, POPLINE, CENTRAL, PsycINFO y CINAHL, ClinicalTrials.gov e ICTRP hasta febrero de 2013. Las búsquedas anteriores también incluyeron EMBASE. Además, se examinaron las referencias de los artículos pertinentes. Para la revisión inicial, se solicitó a investigadores conocidos que brindaran información sobre otros estudios clínicos publicados o no publicados.

Se incluyeron estudios clínicos controlados aleatorizados en los que se compararon métodos para comunicar la eficacia anticonceptiva a los consumidores. La comparación podía ser la práctica habitual o una alternativa a la intervención experimental.

Las medidas de resultado fueron el conocimiento de la eficacia anticonceptiva, la actitud acerca de la anticoncepción o de cualquier método anticonceptivo específico, y la elección o el uso de un método anticonceptivo.

Para la revisión inicial, dos autores extrajeron los datos en forma independiente. Un autor ingresó los datos en RevMan, y un segundo autor verificó su exactitud. Para la actualización, un autor y un investigador asociado extrajeron, ingresaron y verificaron los datos.

Para las variables dicotómicas, se calculó el odds ratio (OR) de Mantel-Haenszel con intervalos de confianza del 95% (IC 95%). Para las variables continuas, se calculó la diferencia de medias (DM) con IC 95%.

Se identificaron siete estudios clínicos, con un total de 4526 mujeres, que cumplían con los criterios de inclusión. Cinco eran estudios multicéntricos. Cuatro estudios clínicos se realizaron en los EE. UU.; uno se realizó en Nigeria; otro, en Zambia; y otro, en Jamaica y en la India.

En dos estudios clínicos, se ofrecieron diversas sesiones para los participantes. En un estudio que examinó la opción anticonceptiva, fue más probable que las mujeres del programa ampliado eligieran la esterilización (OR: 4,26; IC 95%: 2,46 a 7,37) o el uso de un método anticonceptivo de barrera (OR: 2,35; IC 95%: 1,82 a 3,03), por ejemplo, esterilización, píldoras, inyección, dispositivo intrauterino o método de barrera. En el otro estudio, los grupos recibieron intervenciones educativas con formatos e intensidades diferentes. Según se informa, hubo aumentos del uso anticonceptivo en ambos grupos, pero no hubo diferencias significativas de seis meses en el uso constante de un método anticonceptivo eficaz, por ejemplo, esterilización, DIU, inyección, implante, o el uso constante de anticonceptivos orales, diafragma o preservativos.

En cinco estudios clínicos se ofreció una sesión y el enfoque estuvo en evaluar medios o materiales educativos. En un estudio, la presentación de diapositivas con sonido fue más favorable para la adquisición de conocimientos que la presentación verbal de un médico (DM: -19,00; IC 95%: -27,52 a -10,48). En otro estudio clínico, una tabla con categorías de eficacia anticonceptiva generó más respuestas correctas que una tabla basada en cifras de embarazo (OR: 2,42 [IC 95%: 1,43 a 4,12] y 2,19 [IC 95%: 1,21 a 3,97]) o una tabla con categorías de eficacia y cifras de embarazo (OR: 2,58 [IC 95%: 1,5 a 4,42] y 2,03 [IC 95%: 1,13 a 3,64]). En otro estudio clínico se ofreció asesoramiento estructurado con un tablero de hojas móviles sobre métodos anticonceptivos. Los grupos de intervención y de atención habitual no se diferenciaron de forma significativa en la elección del método anticonceptivo (por categoría de eficacia) ni en la continuación del método elegido a los tres meses. Por último, en un estudio con parejas se usaron videos para transmitir la información sobre anticoncepción (videos de control, motivacionales y de métodos anticonceptivos, y tanto motivacionales como de métodos anticonceptivos). Los análisis no mostraron una diferencia significativa entre los grupos con respecto a los tipos de anticonceptivos elegidos.

Estos estudios clínicos variaron mucho en los tipos de participantes y en las intervenciones destinadas a comunicar la eficacia anticonceptiva. Por lo tanto, no es posible decir en general lo que ayudaría a que los consumidores eligieran un método anticonceptivo adecuado. Para presentar los datos de riesgo de embarazo, en un estudio clínico se observó que las categorías de eficacia fueron mejores que las cifras de embarazo. En otro estudio clínico, los materiales audiovisuales funcionaron mejor que la presentación verbal habitual. Las estrategias deben evaluarse en ámbitos clínicos, y debe medirse su efecto en la elección anticonceptiva. La información más detallada sobre el contenido de las intervenciones ayudaría a interpretar los resultados. Los informes también podrían indicar si se evaluó la validez o la fiabilidad de los instrumentos usados para examinar el conocimiento o las actitudes de los participantes. Debe incluirse un seguimiento para evaluar la retención del conocimiento con el transcurso del tiempo. Se consideró que la calidad global de la evidencia para esta revisión fue baja, dado que cinco de los siete estudios tuvieron una calidad baja o muy baja de los datos científicos.