Preservativos masculinos sin látex frente a preservativos masculinos de látex para la anticoncepción

Preservativos masculinos sin látex frente a preservativos masculinos de látex para la anticoncepción

En los estudios clínicos incluidos en la revisión, se demostró una mayor probabilidad de que los preservativos sin látex, en comparación con los de látex, se rompan o deslicen durante la relación sexual o el retiro. Sin embargo, proporciones sustanciales de participantes incluidos en los estudios informaron una preferencia por los preservativos sin látex, lo que sugiere que estos podrían ser una alternativa aceptable para quienes tienen una mayor necesidad de sensibilidad o para quienes sienten rechazo a los preservativos de látex.

Comentario de la BSR por Festin, M. R.

1. INTRODUCCIÓN

Los preservativos están entre los métodos de anticoncepción más accesibles y tienen la ventaja adicional de proporcionar protección contra las infecciones de transmisión sexual (ITS); entre ellas, el VIH. El preservativo es un método de anticoncepción seguro, efectivo, fácil de usar y controlar por parte del usuario, y de bajo costo. El material del que está hecho ha evolucionado de una «membrana natural» o «piel de cordero» a la variedad de látex ampliamente disponible en la actualidad. Los usuarios de preservativos de látex, especialmente, han informado varias desventajas con el método, como disminución de la sensibilidad y el placer durante el acto sexual, dificultades para colocar y retirar el preservativo, la necesidad de usar uno nuevo para cada relación sexual y alergia al látex. Los preservativos de látex también pueden estar sujetos al deterioro durante el almacenamiento (1) y como resultado de la exposición a lubricantes que a menudo se incluyen en el paquete. Esto trajo como consecuencia el desarrollo de nuevos preservativos fabricados con otros materiales, como la película de poliuretano o los elastómeros sintéticos (2). Entre las ventajas percibidas de los preservativos sin látex se incluyen la compatibilidad con lubricantes a base de aceite, una mejor vida de almacenamiento, menos olor, son menos ajustados y pueden transmitir mejor el calor corporal (2). Se ha postulado que estas propiedades pueden aumentar la aceptabilidad y el uso de los preservativos como método de anticoncepción. El objetivo de la revisión Cochrane (3) fue comparar la eficacia de la anticoncepción, la seguridad, rotura, deslizamiento y preferencias del usuario del preservativo masculino sin látex frente a la variedad de látex.

2. MÉTODOS DE LA REVISIÓN

La estrategia de búsqueda de los autores de la revisión siguió las fuentes Cochrane habituales. Los autores buscaron publicaciones basadas en estudios clínicos controlados aleatorizados en los que se comparaban preservativos masculinos sin látex (no fabricados con membrana natural) con preservativos de látex en términos de eficacia, rotura, deslizamiento, seguridad y preferencias del usuario. Los preservativos sin látex generalmente se fabricaban con una película de poliuretano o elastómeros sintéticos. Los tipos de preservativos no fabricados con látex incluidos en la revisión fueron eZ·on, Avanti, Tactylon y Protex Original. La evaluación de los artículos incluyó datos obtenidos, en forma independiente, por dos autores. Se calculó el odds-ratio (OR) de Peto con el intervalo de confianza (IC) del 95% para cada resultado mencionado anteriormente. Los resultados medidos con métodos de análisis de sobrevida fueron la eficacia de la anticoncepción, la rotura y el deslizamiento de los preservativos, la interrupción y las preferencias del usuario.

3. RESULTADOS DE LA REVISIÓN

Ocho estudios cruzados aleatorizados y tres estudios paralelos aleatorizados cumplieron con los criterios para su inclusión. Los 11 estudios que cumplían con todos los requisitos reclutaron parejas adultas sexualmente activas, que mantuvieran una relación monógama y heterosexual, y que no presentaran riesgos de contraer enfermedades de transmisión sexual. Nueve estudios se realizaron en los EE. UU., uno en el Reino Unido y otro en Francia. Los eventos se midieron con las medidas propuestas por Streiner. La tasa de rotura incluía la rotura no clínica (durante la apertura del paquete o la colocación) y clínica (durante la relación sexual o el retiro) dividido el número de preservativos que se intentó utilizar. Las tasas de deslizamiento se calcularon con el número total de deslizamientos parciales o completos del preservativo dividido el número total de preservativos utilizados durante la relación sexual. Las tasas de rotura y deslizamiento se utilizaron para calcular la tasa de fracaso total.

Los preservativos sin látex tuvieron tasas mayores de rotura clínica en comparación con los preservativos de látex: el OR de Peto para la rotura clínica varió de 2,64 (IC 95%: 1,63-4,28) a 4,95 (IC 95%: 3,63-6,75). En las cinco comparaciones, el OR de Peto del fracaso total para los preservativos sin látex frente a la variedad de látex varió de 1,92 (IC 95%: 1,08–3,40) a 3,47 (IC 95%: 2,82–3,40), aunque las otras seis comparaciones no tuvieron OR de Peto estadísticamente diferentes. La rotura clínica, más que la rotura o el deslizamiento no clínico, fueron el motivo de que hubiera tasas más altas de fracaso con los preservativos sin látex.

Las tasas de interrupción para los preservativos sin látex variaron ampliamente en los estudios. Las parejas que usaban los preservativos sin látex Avanti tenían más probabilidades de interrumpir el estudio en forma temprana en comparación con las que usaban preservativos de látex (4). Los usuarios de preservativos Avanti también tenían muchas más probabilidades de interrupción por motivos relacionados con las propiedades del preservativo que los usuarios de preservativos de látex. Las tasas de interrupción para Tactylon, en comparación con los preservativos de látex, no fueron muy diferentes, y para eZ·on, en comparación con los preservativos de látex, también se observaron tasas de interrupción similares.

4. DISCUSIÓN

En la presente revisión se sugiere que los preservativos sin látex, en general, no funcionan tan efectivamente como los preservativos de látex. En general, los preservativos sin látex tienen mayores probabilidades de romperse durante la relación sexual o el retiro, comparados con los preservativos de látex. Las probabilidades de rotura o deslizamiento fueron de aproximadamente el doble en comparación con las de los preservativos de látex. Algunos productos no fabricados con látex, como el preservativo eZ·on, no brindaron protección contra el embarazo con la misma efectividad que el preservativo de látex con el que se los comparó. Sin embargo, no se hallaron diferencias en cuanto a la eficacia en el uso típico entre los preservativos Avanti y Standard Tactylon, y los preservativos de látex comparados. Se debe señalar (tal como se hizo en la revisión) que no se ha determinado que la rotura y el deslizamiento sean variables sustitutas válidas para la eficacia de la anticoncepción. Por consiguiente, se ha sugerido que estos resultados no deben utilizarse en estudios futuros (5) para determinar la eficacia de los preservativos.

En cuanto a las preferencias del usuario, grandes proporciones de participantes del estudio informaron una preferencia por los preservativos sin látex. Por lo tanto, los preservativos sin látex parecen ser una alternativa aceptable para quienes presentan una mayor necesidad de sensibilidad o para quienes rechazan los preservativos de látex. Los autores de la revisión observan que estar acostumbrado a usar preservativos de látex puede crear cierto nivel de sesgo en términos de experiencia y familiaridad con el uso (colocación, ajuste, uso) en comparación con los preservativos sin látex. Esto puede ser válido si la facilidad de colocación del preservativo sin látex fuese muy diferente a la del tipo de látex.

4.1 Aplicabilidad de los resultados

La efectividad de los preservativos depende en gran parte del uso correcto, que está determinado por la facilidad de uso, la ausencia de eventos adversos durante y después del uso, y por el hecho de no tener que preocuparse por los signos de fracaso. El aumento de las probabilidades de rotura y deslizamiento de los preservativos sin látex podría ser una causa de preocupación para los usuarios de preservativos, dado que, muy probablemente, esto afectaría los resultados de embarazo y las tasas de ITS/VIH (aunque los estudios aún no hayan probado la relación). A pesar de que los estudios incluidos en esta revisión se realizaron exclusivamente en países de altos ingresos, es probable que los resultados sean válidos para todos los contextos.

4.2 Implementación de la intervención

En general, no se determinó que los preservativos sin látex tuvieran la misma efectividad que los preservativos de látex en la prevención del embarazo (especialmente eZ·on). Sin embargo, los preservativos continúan siendo un excelente método de prevención del embarazo y las ITS en todos los contextos. Una mayor variedad debido a la existencia de preservativos sin látex podría utilizarse para expandir el uso de preservativos en las personas con dificultades para utilizar la variedad de látex.

4.3 Implicaciones para la investigación

Debido a que los preservativos sin látex podrían ser apropiados para ciertos subgrupos, se justifica que se realicen estudios de eficacia de los tipos de preservativos, como en personas alérgicas al látex. No se ha determinado que las tasas de rotura y deslizamiento, según lo mencionado, sean variables sustitutas válidas, de modo que los estudios futuros deberían enfocarse en las tasas de embarazo, a pesar de que puede resultar difícil realizar un seguimiento a las participantes en ese tipo de estudio. Los estudios actuales solo han analizado el uso de preservativos sin látex durante relaciones sexuales vaginales para la prevención del embarazo. Su valor en la protección contra las ITS, incluido el VIH, debe estudiarse. Los estudios incluidos en la presente revisión solo consideraron a las parejas que mantuvieran una relación monógama y heterosexual, y que tuvieran un riesgo bajo de contraer ITS; sería interesante estudiar la eficacia de los preservativos en otros grupos de población de más alto riesgo.

Fuentes de financiamiento: ninguna.

Agradecimientos: ninguno.

Referencias

  • Free MJ, Srisamang V, Vail J, Mercer D, Kotz R, Marlowe DE. Latex rubber condoms: predicting and extending shelf life. Contraception 1996;53:221–229.
  • Gallo MF, Grimes DA, Schulz KF. Nonlatex vs. latex male condoms for contraception: a systematic review of randomized controlled trials. Contraception. 2003;68(5):319-326.
  • Gallo MF, Grimes DA, Lopez LM, Schulz KF. Nonlatex versus latex male condoms for contraception. Cochrane Database of Systematic Reviews 2006;Issue 1. Art. No.: CD003550; DOI: 10.1002/14651858.CD003550.pub2.
  • Frezieres RG, Walsh TL, Nelson AL, Clark VA, Coulson AH. Evaluation of the efficacy of a polyurethane condom: results from a randomized, controlled clinical trial. Family Planning Perspectives 1999;31:81–87.
  • Grimes DA, Schulz KF. Surrogate end points in clinical research: hazardous to your health. Obstetrics and Gynecology 2005;105:1114–1118.

Este documento debería citarse como: Festin, M. R. Preservativos masculinos sin látex frente a preservativos de látex para la anticoncepción (última revisión: 1 de abril de 2013). La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.